Objetivos y retos de la Transformación digital de las PYMES en 2020-2021

La economía digital, el consumidor y el colaborador conectados, el digital workspace, la digitalización de los procesos operativos y productivos, el conocimiento digital, la innovación constante… el cambio ya esta aquí y no hay marcha atrás. ¿Está tu empresa preparada para impulsar su transformación digital?

En el entorno actual, caracterizado por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad (Entorno VUCA), donde la nueva normalidad es el cambio constante, la transformación digital se ha convertido en una prioridad estratégica para muchas empresas.

El año 2021 se perfila como el año en el que se acelere la digitalización de las empresas. En España, según un informe de Institute for Business Value (IBV) de IBM.

un 68% de los directivos afirma que en los próximos dos años priorizará la transformación digital de sus organizaciones

Por eso en este artículo nos preguntaremos:

  • ¿Qué es la transformación digital y cómo afecta a las empresas?
  • ¿Cuáles son los retos para la transformación digital de las pymes?
  • ¿Cuáles son las oportunidades de la transformación digital para la organización?
  • ¿Cuáles son las prioridades para 2020-2021?

¿Qué es la transformación digital y cómo afecta a las empresas?

Muchos piensan que la transformación digital hace referencia al uso que las empresas hacen de la tecnología digital para vender en internet o para que el negocio sea más eficiente. Es verdad, pero no solo tiene que ver con tener una pagina web o un comercio electrónico.

Lo digital está transformando:

  • el acceso a la información. Más del 70% de los consumidores obtiene información online antes de comprar y las empresas pueden apoyarse en los datos para anticipar el siguiente gran paso.
  • como las empresas se relacionan con sus clientes. Los clientes exigen una experiencia omnicanal que mejore su experiencia de compra.
  • la cadena de valor tradicional, con la desintermediación de los operadores tradicionales.
  • como trabajamos, nos organizamos y tomamos decisiones.
  • nos formamos y aprendemos constantemente.
  • las empresas se relacionan con sus proveedores.
  • nuestras cadenas de producción (automatización e industria 4.0)
  • y sobre todo como creamos nuevos modelos de negocio, con productos y servicios digitales.

No hay sector que no tenga que reflexionar profundamente sobre cómo le afecta lo digital. El hecho digital está obligando a las pymes a repensar cada uno de sus procesos. Deben repensar hasta su cultura, para adaptarse al mundo en el que vivimos. Iniciar su viaje hacia la digitalización implica convertirse en una organización que aprende a adaptarse.

4 retos para la transformación digital de las pymes

En el entorno actual (post-covid), según un estudio de Institute for Business Value (IBV) de IB las principales barreras son la complejidad de las organizaciones, la formación inadecuada de las plantillas, así como su estado emocional.

Pero existen otros obstáculos para la transformación digital a medio y largo plazo.
Miremos en detalle cuales son los principales retos de la transformación digital de las pymes:

1. Tener una visión digital

El primer gran reto será de tener una visión clara y compartida del futuro de la empresa. Es necesario desarrollar una estrategia digital, centrada en los clientes y colaboradores, y basada en los datos.

Las empresas deben:

  • Preguntarse ¿Cómo el hecho digital impacta: su manera de relacionarse con los clientes, su modelo de distribución, su organización interna y hasta su modelo de negocio. El verdadero éxito no suele consistir en ofrecer simplemente los mismos productos y servicios a través de un medio digital.
  • Forjarse una mejor comprensión de la relación costo/beneficio de la transformación digital.

2. Desarrollar una cultura digital – Una visión más humanizada de la organización

La transformación digital no solo supone grandes cambios tecnológicos, requiere nuevas culturas de trabajo más flexibles y adaptivas, con el cliente y los colaboradores en el centro de la estrategia digital.

Como decía Peter Drucker:

«La cultura se come a la estrategia para desayunar”

Existe una oportunidad de redefinir la visión de la organización, una visión más moderna y humanizada, donde lo digital nos ayuda a

  • Mejorar la colaboración interna y la autonomia, de empleados y equipos, rompiendo los silos y cambiando el modelo de liderazgo.
  • Mejorar la experiencia de trabajo. Conseguir un mejor el equilibrio entre vida profesional y personal.
  • Favorecer la transparencia y el compartimiento de la información.
  • Atraer y retener el talento. En un entorno de permanente cambio, las empresas necesitan reclutar profesionales que tengan una formación técnica muy especializada, ganas de aprender continuamente, la capacidad de trabajar en equipos multidisciplinares y un buen conocimiento de las claves del negocio.

La resistencia al cambio es uno de los grandes obstáculos de cualquier transformación. Y no es diferente para la transformación digital. Por eso, es importante acompañar a los empleados en el proceso de transición y hacerles participe para que sean los motores del cambio. «Las personas que elaboran el plan, no luchan contra el plan” decía Jill Forbes. Metodologías como Lean Change Management, permiten una mejor gestión del cambio de manera colaborativa.

Herramientas como el espacio de trabajo digital y las aplicaciones colaborativas son palancas que facilitan una mejor y más directa comunicación entre todos los colaboradores, clientes y proveedores de la empresa.

Las metodologías “Agile” apoyan la integración y el lanzamiento continuo de productos y servicios. Disminuyen los tiempos necesarios para llegar al mercado y la posibilidad más efectiva de realizar una adaptación regular a circunstancias cambiantes o aprovechar el output de cada ciclo para volver a planificar un paso más allá…

También es importante tener una cultura de los datos. Las herramientas de medición y análisis permiten conocer casi en tiempo real las ineficiencias operativas y los cambios en los comportamientos de los clientes, lo que permitirá rectificar a tiempo.

3. Paliar la falta de competencias digitales

Más del 50% de las pymes perciben la falta de conocimientos técnicos como un obstáculo para la integración de herramientas digitales.

Las empresas necesitan una estrategia para atraer talento digital y capacitar a su equipo actual.

Existe un marco de referencia llamado DigComp 2.1, que define 21 competencias digitales que todas las personas deberían tener. Estas competencias digitales están repartidas en 5 bloques: Alfabetización digital, Comunicación y Colaboración, Creación de contenido digital, Seguridad y Resolución de problemas.

Lo que nos lleva al siguiente punto: ¿Quién puede gestionar y dirigir la transformación digital de mi empresa?

4. Asegurar la correcta gestión de la transformación

Con tantos cambios y retos por delante, la empresa necesita una persona que lidere la transformación, una persona que combine muchos conocimientos (marketing digital, estrategia, IT, business, lógica de empresa, procesos…) y muchas habilidades (comunicación, analítica capacidad de liderazgo…). Este es el rol del Chief Digital Officer, o Director de la Transformación Digital.

Puede que su empresa no necesite o no pueda incorporar un Director Digital (CDO – Chief Digital Officer) a tiempo completo, pero sí un profesional que le aporte valor dando un servicio de calidad part-time o por un periodo de tiempo definido, sin incrementar su estructura, ni sus costes fijos. En estas ocasiones, contratar un Interim Manager especializado en transformación digital es una opción solvente y rentable para las empresas, especialmente para las PYMES. Esta es la razón de ser de SeedUp Consulting. Consiga hoy un CDO part-time al servicio de su Transformación Digital.

Y no es todo, las empresas deberán también tratar temas como la ciberseguridad, construir su ecosistema digital…

Las empresas tienen muchos retos por delante, pero existen muchos beneficios para aquellas que sepan aprovechar las oportunidades que representa la transformación digital.

5 grandes oportunidades de la transformación digital para la organización

En la nueva economía digital, y sobre todo en la “nueva normalidad”, la manera de hacer negocios está cambiando, pero ofrece muchas nuevas oportunidades y ventajas para las empresas que realicen su transformación digital . Entre ellas destacamos la oportunidad de:

1. Mejorar la eficiencia / productividad de la empresa

La tecnología nos permite ir más rápido, tomar mejores decisiones, perder menos tiempo, y así mejorar nuestra productividad, gracias a las oportunidades de automatización, las oportunidades de digitalización, la inteligencia artificial, los bots, el cloud…

  • Tomar mejores decisiones. Gracias a su recopilación y análisis, la empresa puede transformar los datos en un valor de información para gestionar la empresa en tiempo real, tomar mejores decisiones, conocer las ineficiencias operativas y productivas.
  • Mejorar la eficiencia operativa. Gracias al uso de herramientas digitales de gestión de proyecto, gestión contable, automatización de tareas… la empresa puede mejorar los procesos operativos de su cadena de valor: Producción, Comercialización, Marketing, RRHH, atención al cliente, I+D Finanzas… reduciendo los tiempos y evitando los errores y riesgos inherentes a las actividades manuales.
  • Mejorar la eficiencia productiva, gracias a los datos, al internet de las cosas (IOT) que permite controlar o manejar de forma remota cualquier tipo de máquina o sensor.
  • Ganar tiempo. La mayor conectividad y el fácil acceso a la información facilita la comunicación con los clientes y proveedores. La empresa puede atender con mayor capacidad y más calidad a las nuevas necesidades de los clientes y mejorar su «time to market».
  • Ahorro de costes y escalabilidad. Todos los puntos anteriores y la escalabilidad que permite lo digital, supone ahorros para la empresa.

2. Mejorar la experiencia del cliente

En el entorno ultracompetitivo actual, la experiencia del cliente es un diferenciador clave. Más que nunca, lo digital tiene un papel importante en la relación con los clientes. La herramientas de analítica permiten conocer en tiempo real el comportamientos de los clientes, lo que permite realizar cambios de manera casi instantanea.

Lo digital permite a las empresas:

  • Rediseñar y crear nuevos puntos de contacto con el cliente.
  • Innovar y crear productos y servicios digitales con funcionalidades novedosas, que resuelvan necesidades ocultas del cliente
  • Automatizar las solicitudes comunes mediante soluciones de autoservicio inteligentes, integradas, automatizadas y disponibles 24/7.
  • Informar mejor al cliente en cada paso de su experiencia de compra
  • Tener mejor capacidad de satisfacer las necesidades de sus clientes
  • Conseguir mejor comprensión del cliente
  • Introducir elementos de digitalización en tu local o puntos de venta y herramientas de conocimiento del cliente para facilitar la personalización del servicio.

3. Conseguir un mayor crecimiento

Con la transformación digital, la innovación, surgen nuevas oportunidades de crecimiento. Las empresas pueden desarrollar nuevos modelos de negocios basados en productos y servicios digitales.

Gracias al posicionamiento online, la transformación digital trae un mayor nivel de visibilidad para las empresas. Lo que permite

  • Generar nuevas fuentes de ingresos.
  • Acceder a nuevos mercados internacionales
  • Mejorar la captación, conversión y fidelización de clientes.

4. Conseguir mayor resiliencia y sostenibilidad

En la era digital donde las bajas barreras de entrada son cada vez más reducidas, existe una real necesidad de crear nuevas ventajas competitivas, con el lanzamiento de nuevos productos o servicios que sean realmente singulares y respondan a las nuevas necesidades y exigencias de los consumidores y clientes.

Las herramientas tecnológicas y el cambio de cultura organizacional favorecen la resiliencia de las organizaciones gracias a

  • La mejora de la eficiencia, productividad de la empresa
  • El fácil acceso a la formación continua
  • Al aumento de competitividad
  • La mayor capacidad de adaptación al cambio. La transformación digital, a través de la agilidad, facilita entornos más transparentes y colaborativos. Lo que aumenta la capacidad de respuesta frente a los cambios inminentes y constantes del mercado.
  • Aprovechar la Digitalización para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la naciones unidas.

5. Atraer y retener el talento

Como decía antes, uno de los grandes de la transformación reside en el cambio de cultura, en un rediseño de las empresas. Es un cambio largo y complicado pero que permite:

  • Aumentar la autonomía y responsabilizar los equipos, hacia un objetivo común.
  • Mejorar la eficiencia de los equipos, rompiendo los silos y mejorando la colaboración
  • Conseguir empleados motivados, aumentar la satisfacción en el trabajo apostando por la inteligencia colectiva y la conciliación laboral (facilitando el teletrabajo por ejemplo).

3 prioridades para 2020-2021

No hay dudas, 2020 es el año que aceleró la transformación digital de las empresas. El 90% de las empresas incluye la transformación digital como prioridad en el escenario post-covid. Las prioridades dependerán del estado de madurez digital y del sector de cada empresa, pero para muchas pymes, seguro que los siguientes temas formarán parte de su hoja de transformación digital para 2021.

1. Mejorar la competitividad

Las empresas deberán

  • Revisar las funciones operativas, como las de IT, atención al cliente… y analizar cómo se puede simplificar, optimizar o automatizar.
  • Buscar nuevas fuentes de ingresos, nuevos canales de distribución.
  • Mejorar la experiencia cliente, respondiendo a sus nuevas expectativas
    • Estrategia digital orientada al cliente (customer centric).
    • Nuevos canales digitales de interacción con clientes.
    • Ecommerce. Iniciar o mejorar su capacidad de venta por internet.
    • Implementar tecnologías contactless.

2. Mejorar la resiliencia de su fuerza de trabajo

En 2020-2021 seguiremos hablando mucho de trabajo remoto.

Las empresas deben prepararse y preparar a sus colaboradores para el futuro digital y la “nueva normalidad”, poniendo el foco en

  • Facilitar y optimizar el teletrabajo, asegurando la infraestructura tecnológica para el trabajo ubicuo.
  • La capacitación digital, haciendo uso de plataformas de aprendizaje en línea.
  • Consolidar la transformación digital de los RRHH

Esto implicará temas de seguridad, de gestión de datos en el cloud. Según un estudio de Deloitte, más del 80% de las Pymes españolas prevé implementar nuevas medidas de seguridad.

  • Aceleración de los sistemas de ciberseguridad.
  • Gestión y distribución de dispositivos autorizados al personal
  • Gestión de la seguridad de la red

3. Mejorar la resiliencia organizacional

En paralelo es necesario modificar la cultura organizacional, para romper con silos que dificultan la agilidad y la colaboración. ¿Cómo potencia la resiliencia organizacional? Con:

  • Un nuevo modelo de liderazgo. Es imposible que una sola persona tenga todas las respuestas a todo lo que está sucediendo. Es importante capacitar al equipo.
  • Agilidad – sólo las empresas con ciclos de adaptación cortos sobrevivirán.
  • Transparencia – Asegurarse de que la información relevante este disponible, para fomentar la inteligencia colectiva.
  • Colaboración – mejorar la integración y uso de herramientas colaborativas, impulsoras de la innovación y la creatividad en las organizaciones.

 

El Cloud – piedra angular de la transformación digital

El Cloud es la piedra angular que sostiene estos cambios que garantizan la resiliencia de la organización. Los servicios gestionados en la nube, ayudarán a afianzar el nuevo modelo de trabajo. Según un informe de Deloitte: «Las pymes que utilizan ampliamente las tecnologías en la nube tienen una tasa de crecimiento más alta (en promedio + 26%) y una tasa de rentabilidad (+ 21%) que las pymes que no lo hacen»

En conclusión

Como dice Miguel Arias, socio responsable de KPMG Impulsa “los profundos cambios a los que estamos asistiendo exigen, por parte de las micro y pequeñas empresas, la incorporación de soluciones tecnológicas en su actividad empresarial. Estas soluciones les permiten adecuarse al cada vez más exigente proceso de transformación digital, respondiendo a los cambios en el mercado y a las demandas de sus clientes. La evolución futura de las pymes españolas estará fuertemente ligada a su capacidad de adaptación a ese proceso de transformación digital”.

Por eso la transformación digital es una gran oportunidad de mejora de la propia forma de ser de las organizaciones.

Pero es importante recordar que la digitalización es un proceso continuo e iterativo. No es un proyecto que se inicia, termina y queda aparcado. Y que la adaptación de la organización a lo digital requiere de un líder claro que sepa dirigir y gestionar todos estos cambios.

Photo by Scott Graham on Unsplash